jueves, 18 de septiembre de 2014

Tristeza

Cada cierto tiempo me sumerjo, como hoy, en la tristeza.
El viaje es premeditado.
Como el de un buzo, lo planeo con cuidado:
Un espacio para mí, viejos textos, música que esté impregnada de recuerdos...

Como navaja, hundo la tristeza en mi piel,
lo suficiente para que sangre tinta,
no tanto como para que no la detenga el papel.

Dejo que se hunda en mí, y me hundo en ella
Somos una sola esfera de llanto suave,
de lágrimas cálidas y amargas.
Una sola esfera de dolor viejo, de enojo rancio, de amor asesinado...

Cada cierto tiempo me fundo en tristeza,
En Tristeza. En Ella.

Tristeza es mi amiga.
Nos conocemos desde niñas,
y la entiendo siempre mucho mejor que a Alegría.